Aborto: ¿Un mal menor? Investigadora y activista Provida Andrea Balbontín N

http://www.eldemocrata.cl/opinion/aborto-un-mal-menor/

Diciembre 25, 2015

Hasta hoy hemos sido espectadores de un debate frente a la posibilidad de legalizar (no nos engañemos, no es “despenalizar”) el aborto en Chile. A esta altura creer en esta falacia implica desconocimiento, por omisión o intencional.

Lo que nadie ha señalado es qué ocurre con la mujer, de modo inmediato y mediato, luego de abortar. Y este punto es esencial para darnos cuenta de hasta dónde llegan los promotores del aborto, ocultando información fidedigna y científica al respecto.

Una mujer que decide abortar, en términos generales y mayoritarios (sobre el 92%) lo hará llevada por un carácter de cierta ambivalencia. Dada las presiones del entorno, coacciones, abandono de su entorno y social, siente que un embarazo no deseado es una situación imposible de llevar adelante, por lo que el aborto sería la solución que le permitiría sentir alivio inmediato. Alivio sólo aparente.

Ya sea aborto quirúrgico o farmacológico, la mujer, junto a esa ambivalencia siente dolor, sufrimiento y un estado de incertidumbre respecto de ella misma. El aborto farmacológico (misoprostol y en algunos países RU468 más misoprostol) provoca en ella un estado indeseable, dado los efectos que subyacen (vómitos, hemorragias, fuertes dolores, etc.) sumado al nulo apoyo y contención. Tanto en este tipo de aborto como en el quirúrgico el carácter traumatizante es el factor primordial.

Posteriormente se presenta una suerte de desorientación que lleva a la mujer a tener conductas evasivas tan dañinas como ingerir excesos de alcohol o recurrir a las drogas, entre otros aspectos. Pero una constante es el miedo frente a un resultado futuro: se pregunta permanentemente si con el aborto podrán ser madres cuando ella quieran, sumiéndolas en el temor de un daño para su fertilidad. Sin embargo, estudios cualitativos señalan que la característica que se repite mayoritariamente es la sensación de pena, tristeza y culpa, derivado de la conciencia de estar dando muerte a un ser gestante.

Para la mayoría de las mujeres que han abortado, éste no es un tema cerrado, simplemente el ciclo se mantiene abierto durante toda su vida y se manifiesta de diversos modos, incluso mediante sueños con su hijo abortado.

Para ellas, la única salida era el aborto, sin embargo, este criterio las sume en un estado depresivo que se puede exteriorizar de modo inmediato o muchos años después. La gran mayoría, al sentir culpa, se cuestiona cómo hubiese sido ese hijo o su propia vida y la de la familia, creando un espiral de angustia y desesperación, símil a la vivencia de un duelo o pérdida de un ser querido.

«La gran mayoría, al sentir culpa, se cuestiona cómo hubiese sido ese hijo o su propia vida y la de la familia, creando un espiral de angustia y desesperación, símil a la vivencia de un duelo o pérdida de un ser querido»— Andrea Balbontín.

Para ellas el aborto debe ser vivido en secreto, vivir su dolor de modo privado y no puede ser liberado, tanto por vergüenza como por una suerte de estigmatización social (en países donde el aborto es legal esta realidad es tan potente como en aquellos donde se prohíbe)

Se crea, así, una dicotomía: por un lado recurren a la justificación del aborto como vía para aliviar la presión que significaría un embarazo no deseado, y por otro , la vivencia traumatizante en sí, la sensación de pérdida, duelo y un rechazo inicial a la maternidad. Esta ambivalencia persiste como parte de su vida a lo largo de los años, dentro de su psiquis.

Estas consideraciones no son parte de una etiqueta social, cultural, política, religiosa, de educación o situación socio económica. Es transversal

No engañemos a la mujer diciéndole que el aborto es la única y mejor salida. Por el contrario, como sociedad debemos, de modo proactivo, contener, ayudar y apoyar durante todo el embarazo y posterior al nacimiento del ser en gestación a estas madres y exigir políticas públicas en orden a que el Estado garantice la satisfacción de estas necesidades fundamentales y no entregue una solución que tendrá, quieran o no, trágicas consecuencias para el resto de la vida de esas mujeres, a quienes se les negó toda ayuda que no sea terminar con la vida de su hijo.

Investigadora y activista pro vida independiente.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s